24 de abril de 2009

La gripota

Pues he aquí que la capital ha despertado a la histeria.


Debido a los brotes de influenza que han surgido inesperadamente en todo el mundo, el día de ayer el Secretario de Salud junto con FeCal y SEP suspendieron las clases en todos los niveles de educación pública y privada.

Aún a pesar del anuncio oficial enviado "muy prudentemente" ayer a las 11:30 de la noche (porque todos están al pendiente de las noticias a esa hora ¿no?) los padres de familia llegaron a las escuelas chamaco en mano para que les dijeran que era cierto y que no se trataba de una peculiar broma de las autoridades.

Entre los maestros, la noticia corrió más rápido. En un lapso de una hora, recibí el aviso tres veces y fui instruido de avisar a quien pudiera y ponerme inmediatamente la vacuna a la voz de "es una orden (sic)", pues estoy dentro del grupo de riesgo. Todas o casi todas las muertes que se han dado en chilangolandia en estos días son en adultos jovenes. Grande fue la sorpresa al descubrir que la vacuna no está lista para toda la población, pues se ha estado aplicando a los grupos menores de 5 años y mayores de 65.


Esto, por supuesto, causa alarma a la población y nos damos cuenta de que no sólo es una "gripota bien rara" o "el moquillo ese que le da a los pollos", sino que nos enfrentamos a la pandemia.

Los chilangos piensan "si ese mono que sí sabe está asustado, pos yo he de asustarme también". Inmediatamente corren las ñoras a la farmacia a comprar tapabocas a la zona de hospitales de Tlalpan con tal urgencia y en cantidades tales que están por agotarse (El Universal). Los centros de salud no dan el ancho (Qué raro...) y menos ahora, porque no tienen vacunas suficientes pa' toda la chilangada.


Por su parte, los vecinos del norte (y no me refiero a Satélite) han descubierto que se trata de un nuevo tipo de virus que han denominado influenza porcina. Mientras el resto del país extrema la vigilancia de los vuelos provenientes del DF.

La población es bombardeada por todos lados con opiniones de todo tipo. En Twitter los comentarios al respecto no se han hecho esperar, asegurando que estamos ante un caso de histeria colectiva, muy común en nuestra amada ciudad.


He de aceptar que hasta ayer a las 11:36 p.m. yo era parte de la masa de incrédulos que creíamos en la máxima "a mí no me va a pasar". Pero dado el movimiento en las últimas 16 horas, creo que es el momento de dejarme llevar por el pánico, comprarme 172 cubrebocas, un biohazard suit (no soy capaz de traducir con el hambre que ya me aqueja pero pueden ver algunas fotos aquí y unas más extrañas aquí), además de antigripales, antivirales y antibióticos suficientes para evitar la contaminación de toda la colonia.


Regresando un poco a la seriedad, las autoridades han puesto a nuestra dispocsición un teléfono de emergencia: 01 800 0044 800 donde podemos gritarle al burócrata en turno que no queremos morir estornudando y que tiene que haber alguna vacuna que nos salve.


También podemos tomar las medidas que recomienda la Secretaría de Salud y lavarnos las manos histéricamente cada 5 minutos, evitar saludar de beso o de mano (mejor dejamos de saludarnos y ya) y no asistir a sitios muy concurridos. Por supuetso, estas medidas afectan no solo a las escuelas, sino que también han cancelado todos los festejos por el día del niño y la final entre Pumas Oro y Águilas Blancas. En el lado positivo, Hacienda amplió el plazo para rendir la declaración de impuestos. Así que ya saben, si los corretean para rendir su declaración, sólo estornuden.

9 comentarios:

  1. Jajajaja, me has hecho reír mucho mucho, realmente seré visitante asidua a tu espacio, lo agregaré a Google Reader y te leeré con la frecuencia con la que vayas publicando. Por acá todavía no nos ataca la histeria colectiva, a pesar de estar tan cerca de su tan concurrida ciudad y que la gripa de los chanchos representa cierto riesgo para nuestra población.

    Es posible que en el transcurso de la semana nos llegue tan peculiar histeria, por lo tanto iremos a vacunarnos lo antes posible antes de que se acaben las dichosas vacunas y no prometo comprar 172 cubrebocas porque:

    a)Cuando era niña me traumatizaron teniendo que utilizar cubrebocas con un pañuelo mojado, todo el santo día respirando a través de semejante adminiculo construido por las madres histéricas porque no nos fueramos a respirar el humo del popo.

    b)Con el calor que está haciendo, aquí ni a los doctores le dan ganas de utilizar nada que se interponga entre el aire húmedo y caliente y sus pulmones.

    c)Porque espero de todo corazón que no nos llegue su gripita tan curiosita.

    ResponderEliminar
  2. A mi me jode este relajo. En teoría me voy el Lunes a Saltillo, y ahora probablemente el evento se cancele, o bien, sea enviado en una burbuja hipodérmica. Pero todo depende cómo se mire: cada 3 minutos muere alguien por fumar y no estamos histéricos. Me parece que solamente hay que tener el cuidado necesario y no buscarle 3 pies al gato.
    Ah, sí! Buen Blog Memonsonshine. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Eso que ni que aarondoppler. Al cigarro no le hacemos el feo. Pero ahora resulta que todo mata...vivir mata

    ResponderEliminar
  4. Memonsonshine...

    Que bueno que abriste tu blog. Me encantó tu post de la Chilangripe. Sigue deleitándonos con tus crónicas.

    Un abrazo, Ezequiel

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Ezequiel. Qué maravilla tenerte por aquí. Procuraré que las Crónicas sigan siendo tan amenas.
    Sólo espero que la Chilangripe no les pegue a ustedes también.

    ResponderEliminar
  6. Muy sabroso el post, mi estimado. Qué gusto hallarte en estos menesteres.
    ----

    ... y es que además, si existe un lugar propicio para la histeria, esa es la Ciudad de México. Uno de los pocos lugares donde ser neurótico es estar "bien adaptado".

    Ya ví doñas llevando niños a vacunar (gesto inútil o contraproducente: No hay vacunas porque no es "influencia". Es un bicho nuevo. Sí se cura, pero no se puede vacunar, por eso hay que evitar el contagio ¡y los llevan a salas de espera de clínicas!). Ví las farmacias sin abasto de cubrebocas, redoxones y cevalines (vitamina C preferida para el chilango que se automedica). Yo ya estoy dudando en usar el metro mañana, ¿qué tal que me respiran encima?

    Y cierto. Si de por sí era complicado darse a querer como chilango fuera de la ciudad, pues ahora como chilangos infectados de fiebre porcina, "vastarpior".

    En fin, hemos salido de tantas, que lo mejor es no caer en el pánico. Cuídense y estemos pendientes, sospechemos sanamente de los avisos oficiales, como siempre, y apapachémonos, que la alegría ha demostrado ser buena pal sistema inmunológico.

    Muchos saludos

    ResponderEliminar
  7. Así es, mi querida Ligia. A mí me tocó una ñora con sus dos buenas cajas de paracetamol (???).
    En fin. Estemos al pendiente.
    Qué bueno tener a otra chilanga por acá :)

    ResponderEliminar
  8. Qué te dije mi chavo! Ya me cancelaron el viaje. Ni pex, ahora solo queda ser pacientes y enviarle la maldición de la gran patata al hijo de la %!·$&? que estuvo fornicando con cerdos, jajaja!
    P.D. Sabes algo con especto de la vuelta a clases? Yo sólo sé que hasta el Domingo en la noche o Lunes temprano, avisarán que aplica.

    ResponderEliminar
  9. Pues hace apenas un rato me chismeaban que lo más probable es que las actividades se reanuden hasta el miércoles 6 de mayo. Pero como digo, es sólo un chisme y esos casi que son ley por acá.

    ResponderEliminar